Miércoles, 26 de Noviembre de 2014

Usted está aquí: Home

Imágenes Sudamericanas. Del arte precolombino a los continuadores del universalismo constructivo

Correo electrónico Imprimir

Un viaje apasionante al alma del arte argentino en el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero

El miércoles 6 de agosto, a las 12,30, se inaugurará en el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero la muestra “Imágenes Sudamericanas. Del arte precolombino a los continuadores del universalismo constructivo”, un apasionante recorrido por la construcción estética en la Argentina desde los tiempos precolombinos hasta la actualidad.

La exposición, curada por Oscar Moreno, está integrada por 52 obras entre pinturas, esculturas, suplicantes, cerámicas y metales. Las más antiguas pertenecen a primitivas culturas del noroeste argentino que integran el patrimonio del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y del Ministerio de Relaciones Exteriores. La muestra se completa con trabajos de los pintores Adolfo Nigro y Alberto Delmonte y el escultor Julián Agosta.

“Imágenes sudamericanas” vincula, desde lo estético, la producción del arte precolombino originario del Noroeste Argentino, anterior a la llegada de los españoles, con la producción de tres artistas argentinos que se pueden ubicar como continuadores del universalismo constructivo de Joaquín Torres García”, afirma el Lic. Aníbal Jozami, Rector de la UNTREF, en la Introducción del libro que acompaña la muestra.

La historia de la cultura de la zona andina del Noroeste Argentino se remonta a unos diez mil años atrás y se desarrolló en los territorios andinos de las actuales provincias de Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, Tucumán y San Juan.

En 1928, como consecuencia de la exposición Les Arts Anciens de L’Amerique, realizada en el Museo del Louvre y organizada por Alfred Métraux y Georges-Henri Rivière, Europa descubrió el grado de desarrollo que habían adquirido los pueblos de América antes de la llegada de los conquistadores. Más tarde, Henry Moore afirmó que los trabajos precolombinos “no tienen equivalentes en toda la historia de la escultura en piedra, por su fidelidad a la materia, su fabulosa potencia que no excluye la sensibilidad, su asombrosa fecundidad para la invención de la forma y su concepción absolutamente tridimensional.”

Al ahondar en el significado de esta muestra, Oscar Moreno destaca la “construcción artística precolombina, que conduce, en un camino con muchos quiebres, a los artistas que vienen reivindicando para sí una concepción de las artes vistas desde el Sur, como quería Joaquín Torres García”.

El taller de Torres García tuvo importantes seguidores aún después de haber cerrado sus puertas. En esta muestra participan tres de ellos:

Julián Agosta (1935-2007) fue un artista notable, sus esculturas, de muy buena factura técnica se nos imponen por lo enigmático de sus formas y la potencia latente de sus contenidos. Florencia Salas decía del constructivismo de Agosta: “sin negarse nunca a sí mismo adquiere formas cada vez menos rígidas. Crea un simbolismo personal, tan íntimo, tan complejo, que a fuerza de ser suyo es universal, porque al fin y al cabo a todos nos mueven las mismas fuerzas, el amor, el dolor, la vida, la muerte.” El Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero le había ofrecido la realización de una muestra, por el valor de su obra y porque no sólo fue habitante de este Partido, sino que su taller de la calle Guido Spano, en Villa Bosch, se transformó en un lugar de aprendizaje para estudiantes de la zona y de todo el noroeste del conurbano bonaerense.

Alberto Delmonte
(1933-2005) fue uno de los más importantes artistas argentinos. Su obra es identificable siempre y en cualquier lugar. Ello se debe, en el decir de Alberto Bellucci, en el prólogo al catálogo de la muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes del año 2005 “a una doble pertenencia, por un lado, a la raza de los artistas –en el sentido de aceptar trabajar siempre con el “meollo” del arte, esto es, plano, línea y color, ajeno a toda figuración extra artística– y, por otro, a la raíz cultural precolombina.”

Adolfo Nigro (1942) es un artista que decidió no ser contemporáneo de sí mismo, sino de una época anterior, lo que surge de una primera lectura del primitivismo de su obra. Obra que reconoce la formación del artista cerca de Gurvich, discípulo de Torres García, pero también de la presencia del mundo precolombino y del arte popular. Dice Andrea Giunta: “como Gambartes o Grela, asume la temática de un lugar y desde allí articula su mensaje. Nos habla de las raíces y la memoria, de la permanencia de las formas, construye sobre el pasado propio –su vida junto al río– una mitología regional. Ajeno a las propuestas de modelos consagrados en los centros hegemónicos, Nigro inventa una manera de nombrar cosas, encuentra el discurso de nuestro entorno, avanza en el descubrimiento de América.”

“Así están presentados todos los actores de la muestra –sintetiza Jozami-. ¿Por qué exhibirlos juntos? Porque estamos convencidos de que existe en las formas y en la construcción no sólo una misma inspiración creadora, sino una manera única de comprender una realidad que universaliza el discurso estético”.

La muestra cierra el 20 de setiembre.

Imágenes Sudamericanas

Del 6 de agosto al 20 de septiembre de 2008
Visitas guiadas: sábados a las 15.30 .

Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero

Valentín Gómez 4828, Caseros frente a estación
4759-3528/37/78
museo(arroba)untref.edu.ar

Fuente: María de Vedia Comunicación

 

Portada
Concursos
Argentina
Chile
Colombia
España
México
Venezuela
Otros países latinoamericanos
Mundo

Estás en nuestro ARCHIVO.
Consulta información
actualizada aquí