Viernes, 24 de Octubre de 2014

Usted está aquí: Home

El Arte del Poder: Armaduras y Retratos de la España Imperial

Correo electrónico Imprimir

Excepcionales armaduras y retratos del Renacimiento juntos por primera vez, en la National Gallery of Art, Washington

  • Única sede a escala mundial
  • Del 28 de junio al 1 de noviembre de 2009

El Arte del PoderLas exquisitas piezas de armería de las colecciones únicas de la Real Armería de Madrid se muestran por primera vez junto con retratos de maestros de la talla de Peter Paul Rubens, Anthony van Dyck, y Diego Velázquez en una exposición sin precedentes sobre la evolución de la armadura como artículo de lujo y su papel en el cultivo de la imagen del poder en la España del Renacimiento. The Art of Power: Royal Armor and Portraits from Imperial Spain (El Arte del Poder: Armaduras y Retratos de la España Imperial), que tendrá lugar en una única sede, la National Gallery of Art de Washington, del 28 de junio al 1 de noviembre de 2008, mostrará 75 armaduras y cuadros, además de magníficos tapices y obras en papel de Alberto Durero y Giulio Romano.

“En el Renacimiento, la armadura era un símbolo artístico de poder soberano y marcial. Junto con retratos de corte que rezuman gravedad, sobriedad y formalidad, la armadura refuerza el poder del modelo retratado”, afirmó Earl A. Powell III, Director de la National Gallery of Art. “Estamos muy agradecidos a los museos y coleccionistas privados que han accedido gentilmente a prestarnos sus cuadros para armonizar las lujosas armaduras de la Real Armería española en esta ocasión única.”

La exposición ha sido organizada por la National Gallery of Art de Washington, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España (SEACEX) y Patrimonio Nacional.

La Exposición se ha organizado con la colaboración del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y el Ministerio de Cultura, y con la ayuda de la Embajada de España en Washington, DC.

El Federal Council on the Arts and the Humanities ha concedido fondos para apoyar la celebración de esta exposición.

La Real Armería de Madrid
La Real Armería de Madrid, creada en el momento de máximo esplendor de la Corona en cuanto a su poder internacional, es la armería más antigua y una de las de mayor calidad y mejor dotadas del mundo, y tiene una gran relevancia histórica, artística y simbólica. Creada en gran parte por el Emperador Carlos V (1500-1558) y su hijo, Felipe II (1556-1598), alberga no sólo las armas personales de los reyes españoles sino también varios trofeos militares y presentes diplomáticos y familiares. La exposición repasará la relevancia de la Armería como elemento clave en el desarrollo del retrato cortesano en España desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII.

Puntos a destacar de la exposición
The Art of Power incluirá 12 armaduras completas, cascos, escudos y armaduras ecuestres utilizados en el campo de batalla pero también, frecuentemente, en juegos caballerescos cortesanos del Renacimiento, como justas y torneos, que se remontan desde el reinado del Emperador Maximiliano I de Austria (1493-1519) hasta el Emperador Carlos V y sus sucesores Felipe II, Felipe III (1598-1621) y Felipe IV (1621-1665). Las armaduras eran objetos únicos de importante valor económico y simbólico, en cuya decoración se reflejaban los gustos del momento a través de complejos diseños iconográficos. Cerca de 20 retratos y tres grandes tapices ilustrarán el significado de la armadura, su portador y su representación simbólica.

El Arte del Poder

A través de estos cuadros, tapices y obras en papel, la exposición abordará como la representación del emperador o del rey elegantemente ataviado con su armadura para la batalla o el torneo, como testimonio de importantes acontecimientos históricos o como propaganda religiosa. La exposición presentará una visión general de los distintos tipos de armadura que la Casa de Austria encargó durante el siglo XVI. Entre los temas de la exposición se incluyen la armadura como máximo artículo real de lujo, el uso simbólico de la heráldica y la mitología como forma de reflejar rango y poder, así como la geografía política de la creación de armaduras en Italia, Alemania y los Países Bajos.

La exposición se abre con la presentación de los predecesores inmediatos de Carlos V, su abuelo, el Emperador Maximiliano I de Austria, su padre, Felipe El Hermoso (1478-1506) y las armaduras fabricadas bajo sus reinados.

El Emperador Maximiliano I promovió los ideales caballerescos estableciendo normas para los juegos y torneos, y fue quien sentó las bases de la primera decoración de armaduras y su lenguaje simbólico. Un excelente ejemplo de ello es la armadura ecuestre de Maximiliano I (c. 1540) elaborada por Kolman Helmschmid, en la cual observamos una decoración y una iconografía soberbias basadas en la tradición bíblica (Sansón) y en la mitología clásica (los 12 trabajos de Hércules), dos pilares esenciales de los ideales caballerescos del Renacimiento que ilustran la fuerza.

El Arte del Poder

El arco triunfal de Maximiliano (1515; edición 1799), un esfuerzo conjunto de Alberto Durero (1471–1528) y su taller, consta de 42 grabados en madera y 2 grabados en papel verjurado. La obra combina la genealogía de los Austria y escenas históricas que conmemoran los principales acontecimientos de la vida de Maximiliano, incluyendo sus cruciales matrimonios dinásticos y las campañas militares con las que consiguió constituir su imperio.

En efecto, los sueños y ambiciones de Maximiliano se convirtieron en la ideología que motivó las políticas y acciones de sus sucesores. Retrato de Felipe el Hermoso (c. 1495–1506) del Maestro de la Secuencia de José, se considera el primer retrato de un rey de España con armadura y representa al hijo de Maximiliano I.

El Arte del PoderEl Emperador Carlos V y su hijo el Rey Felipe II reinaron en un momento de esplendor en la historia de España en la que los retratos de corte que reflejaban a los modelos luciendo armaduras de lujo pasaron a ser un tipo consolidado de pintura que transmitía la idea del poder real que ostentaba la Casa de Austria. Rodela de Parada del Emperador Carlos V (1533), elaborada por Filippo Negroli, es una de las obras maestras de la armería del Renacimiento. El casco refleja el parecido físico del emperador, de estilizados rizos rubios, y el símbolo del Toisón de Oro colgado al cuello, poniendo de manifiesto la condición de Carlos V como gran maestro de la prestigiosa orden de caballería.

Revista a las tropas en Barcelona (c. 1554), gran tapiz tejido en el taller de Willem de Pannemaker, en el que Pieter Coecke van Aelst muestra detalles de la armadura marcial, y basado en los bocetos realizados a partir de escenas reales de Jan Cornelisz Vermeyen. Forma parte de una serie de 12 tapices denominada “La conquista de Túnez” que conmemora la primera campaña africana de Carlos V.

Adorno de la visera del Emperador Carlos V (Habsburgo) (1539), elaborada por Filippo Negroli y sus hermanos, es la única armadura conocida firmada por Filippo y pertenece a la serie de armaduras completas italianas mejor conservada de la primera mitad del siglo XVI. Negroli fue una figura clave en el desarrollo de las armas al estilo all’antica que recreaba el mundo clásico a través de armaduras inspiradas en accesorios militares romanos, hechos mitológicos o referencias históricas.

El Arte del PoderLa defensa de la fe católica y de su iglesia, principios básicos de la vida de Carlos V, subyace en la imagen idealizada de un soldado cristiano. Borgoñota del Emperador Carlos V (1545), elaborado por Filippo y Francesco Negroli, simboliza la victoria del cristianismo sobre el Islam personificada en la cresta por una herma en la que se representa a un turco con turbante, derrotado y con las manos atadas detrás de la espalda. Esta figura atada alude a la Turquía otomana, el principal país enemigo de Carlos V en el Mediterráneo.

Retrato de Carlos V (1602) de Juan Pantoja de la Cruz es un retrato de cuerpo entero en el que el modelo luce una armadura con los símbolos de su majestad imperial: el cetro, la espada y la insignia de la Orden del Toisón de Oro. Este retrato es una de las tres copias hechas por Pantoja, a partir de un original perdido obra de Tiziano en 1548, y conmemora la victoria de Carlos V sobre los príncipes alemanes en la batalla de Mühlberg. Armadura de Mühlberg (1544), elaborada por Desiderius Helmschmid. Carlos V vistió esta armadura durante la cuarta guerra contra Francia que obligó a Francisco I a firmar la Paz de Crépy en 1544 y en la batalla victoriosa de Mühlberg en 1547.

Las aspiraciones de Felipe II de suceder a su padre como emperador le llevaron a viajar desde España a Bruselas, Italia, Austria y Alemania siendo todavía príncipe en 1548. Elaborada para conmemorar este viaje, la Armadura floreada de Felipe II (c. 1550) es la última armadura de campo elaborada por Desiderius Helmschmid para el príncipe. En ella se incluyen piezas de caballería e infantería.

Dos cuadros de Rubens, Retrato de Felipe II con armadura (c. 1603-1604) a partir de una versión de Tiziano, y Felipe II a Caballo (1628) lo muestran con la armadura floreada. En la obra Retrato de Juan Francisco de Pimentel, Décimo Conde de Benavente (1648), Velázquez retrató a un miembro de la alta nobleza luciendo partes de esta armadura hecha para el rey Felipe II, una práctica habitual en la nobleza del siglo XVII.

{mosimage}La Armadura de la Cruz de Borgoña de Felipe II (1551), elaborada por el armero preferido de Felipe II, Wolfgang Grosschedel, hace referencia a la famosa victoria sobre Francia durante la Batalla de San Quintín en 1557, su victoria más importante como rey de España. Esta armadura forma parte de un traje completo de campo con piezas adicionales para justas y armaduras ecuestres con la misma decoración. Su característica más importante es el modelo repetitivo de la decoración de los laterales, basado en la cruz de San Andrés, uno de los emblemas heráldicos de la Casa de Borgoña, flanqueada por el símbolo del Toisón de Oro. El Retrato de Felipe II (c. 1557) de Giacomo Antonio Moro nos muestra la armadura en cuerpo completo. Más de 100 años después, Juan Carreño de Mirando volvió a pintar la armadura de la cruz de Borgoña en su Retrato de Carlos II con armadura (1681).

La Armadura de estilo romano de Guiobaldo della Rovere, Duque de Urbino (1546) muestra el gusto renacentista por el estilo all’antica y es la única armadura completa de este tipo que ha sobrevivido hasta nuestros días. Hecha para el Duque de Urbino, la famosa armadura plateada fue un regalo del duque a Felipe II, a cuyo servicio entró en 1558. Antonio de Pereda la reproduce en su Jael y Sísara (c. 1630).

El retrato Emanuel Filiberto de Saboya, Virrey de Sicilia (c. 1624), de Van Dyck, muestra al Capitán General de la Armada Española, nieto de Felipe II, sobrino de Felipe III y primo de Felipe IV. Esta pintura refleja con extraordinaria precisión una de sus armaduras más valiosas, elaborada en 1606 por el Maestro de Castello.

La última obra de la exposición, Retrato de Carlos III con armadura (c. 1761) de Anton Raphael Mengs, refleja al rey Borbón como Capitán General de los Ejércitos. Vestido con armadura y luciendo el fajín de general, lleva el cetro en la mano derecha, una espada al cinto, y colgado al cuello podemos ver el símbolo del Toisón de Oro.

Comisario y Catálogo
El comisario de la exposición es Álvaro Soler del Campo, Conservador Jefe de la Real Armería de Madrid (Patrimonio Nacional). El coordinador en Washington es David Alan Brown, comisario de pintura renacentista italiana y española para la National Gallery of Art, Washington.

Publicado en colaboración con la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), Patrimonio Nacional y TF Editores, el catálogo tendrá aproximadamente 300 páginas con 160 ilustraciones a todo color.

Del 28 de junio al 1 de noviembre de 2009

Fuente: Prensa NGA, Anabeth Guthrie. www.nga.gov / SEACEX, Ruth Fernández. www.seacex.es

 

Portada
Concursos
Argentina
Chile
Colombia
España
México
Venezuela
Otros países latinoamericanos
Mundo

Estás en nuestro ARCHIVO.
Consulta información
actualizada aquí