Viernes, 24 de Octubre de 2014

Usted está aquí: Home

Roberto González Fernández: Cruising Holyrood

Correo electrónico Imprimir

Roberto González Fernández y la plasmación del tiempo

Una constante en la obra de RGF desde principios de la década de los noventa es reflejar el paso del tiempo y los efectos que produce en su propia existencia. Un interés que surge probablemente al producirse la súbita muerte de su padre y el impacto que este hecho ejerce sobre su manera de percibir las cosas. De manera inmediata será este acontecimiento el que le hace iniciar la serie de dípticos “In Memoriam”, un homenaje a todas aquellas personas de su entorno más próximo que desaparecen. La serie se puede entender como un acto de reflexión a través del cual el artista representa alegóricamente una serie de objetos, situaciones y paisajes que evocan los momentos compartidos con la persona desaparecida. A partir de “In Memoriam” surgen proyectos que de maneras muy diferentes patentizan el paso del tiempo: “Holyrood” representa el tiempo físico que transcurre y se refleja sobre un mismo paisaje en los meses que tarda en realizarlo, “On the move” reflexiona sobre el rutinario recorrido que el artista repite en su estudio para ajustar cromáticamente los lienzos de la serie anterior, “AT” es una historia con principio y final en la que expone todas aquellos aspectos biográficos fundamentales que inciden en su vida, “Signos de extinción” supone la revisión de obras realizadas por RGF en el pasado y su puesta al día en el presente… Sin embargo este creciente interés por la plasmación del paso del tiempo se consolida a través de su obra gráfica digital, sobre todo a partir de la serie “SP (Self-Portraits)”, ya que en ella utilizará un recurso técnico que le seduce tanto estética como conceptualmente. Dicho recurso consiste en interponer en la toma fotográfica entre la cámara y el objeto a fotografiar una plancha de plástico transparente con su superficie rayada por el uso. Este sencillo artilugio contiene en sí mismo el paso del tiempo, ya que dicha plancha fue elegida al azar por el artista en su almacén tras haber permanecido oculta y baqueteada con el paso de los años. El uso continuado de la plancha produjo en su superficie las marcas del tiempo y la interposición de las mismas en la toma fotográfica transfieren su impronta al motivo captado dando un cierto aire de antigüedad a la imagen resultante. A través de esta técnica RGF realiza series de gráfica digital en las que plasma su inquietud sobre cómo el tiempo va transformando las cosas y la percepción de las mismas.

 

 

Las series “Holyrood 0809” y “C(B)G Cruising (Burial) Grounds” inciden sobre el tránsito temporal aunque planteadas bajo dos ópticas distintas y con un sustrato conceptual muy diferenciado.

Holyrood 0809
Entre 1991 y 1992 el artista realiza la serie “Holyrood”, integrada por treinta lienzos en un formato extremadamente alargado que potencia y se adapta a las características del paisaje que se reproduce. Dicho paisaje es el antiguo volcán extinguido, Arthur´s Seat, que puede verse desde la ventana de su domicilio de Regent Terrace, en Edimburgo. Un monte que divide visualmente la ciudad dejándola ver sólo parcialmente. En el centro del paisaje se representa Holyrood House, el palacio real del siglo XV, el resto es la visión de los árboles que rodean los jardines de las edificaciones periféricas de la zona. Diferentes personajes del ámbito privado del artista que han visitado su casa posan ante este paisaje cambiante por los efectos lumínicos y estacionales que generan matices específicos a cada cuadro, (Y, borra la coma) complementan el carácter psicológico del retratado.
“Holyrood 0809” supone la alteración de las claves originales de algunos cuadros de la serie al ser puestos al día por el artista en el presente. Los personajes ya no figuran y se restituye este espacio vacío con el fragmento de paisaje que la figura ocultaba. También el propio paisaje se modifica al desaparecer antiguas construcciones e incorporarse aquellos edificios nuevos –el Parlamento de Escocia– que han sido construidos en este espacio de tiempo de aproximadamente quince años. También se ha modificado la técnica, ya que si la primera serie se aborda íntegramente con la técnica habitual del artista en esos años, óleo sobre lienzo, la nueva serie se plantea en gráfica digital uno de los procesos técnicos que más interesan al artista en la actualidad. No sólo se percibe una mutabilidad en la imagen resultante en “Holyrood 0809” sino también, indirectamente, se perciben los cambios que se han producido en la manera de representar plásticamente por el propio artista.

 

 

C(B)G Cruising (Burial) Grounds
La serie “C(B)G Cruising (Burial) Grounds” tiene su inspiración en la litografía “Sus matorrales de deseo” realizada por RGF hace veinticinco años, en la que el artista toma como imagen principal un fragmento de Old Calton Burial Ground de Edimburgo, un precioso y pequeño cementerio situado en las proximidades de Calton Hill, en la parte Antigua de la capital escocesa. En 1983 el cementerio conservaba el intenso aire romántico que le infundía la frondosa vegetación y las huellas del paso del tiempo que se depositaban en forma de líquenes en la piedra de los muros de las tumbas. Este estado de parcial abandono permitía mil y una fantasías sexuales a las parejas que conocían la soledad e intimidad que les procuraba el histórico paraje. Un ambiente romántico que, como comenta RGF, se hacía cómplice con la vegetación que crecía salvaje y desbordada como las pasiones que se generaban en su interior. Calton Hill es la colina que se encuentra en las inmediaciones del domicilio de RGF (Regent Terrace), y que guarda para él unos significados autobiográficos y alegóricos que frecuentemente aparecen en muchas de sus obras.

Veinticinco años después Old Calton Burial Ground en un afán de limpieza ética y estética, esa vegetación ha desaparecido dejando el espacio vacío y libre para la inspección por los turistas que (cada vez más) los visitan. La limpieza del liquen de los muros y de la vegetación, cómplice de miles de historias de amor y sexo, contribuyen a que sea otra la utilidad del cementerio, al margen del descanso eterno de sus moradores, transformándose en un objeto de deseo de guías turísticas y de aquellos voyeurs desenfadados que día a día fotografían las relucientes tumbas y mausoleos. El paso del tiempo trastoca los usos y costumbres, y hace renacer los recuerdos de aquellos que fueron cómplices de unas vivencias que hoy ya no existen. La serie de gráfica digital “C(B)G Cruising (Burial) Grounds” ha sido producida en dos versiones, una de mayor formato de acabado nítido y otra, de formato más reducido, en la que nuevamente la interposición de un velo rayado da un halo de misterio y evocación a las imágenes.

Entre ambas series –“Holyrood 0809” y “C(B)G Cruising (Burial) Grounds”– existe algo en común, un hiato que modifica la percepción de los hombres y que puede entenderse, quizás, como prefiguración del paso del tiempo y las mutaciones que éste genera en la sociedad y en nosotros mismos.

Antonio Garrido

Del 12 de marzo al 30 de abril 2009

Galería Rita Castellote
Torrecilla del Leal, 3 - Madrid - España
www.galeriaritacastellote.es

Portada
Concursos
Argentina
Chile
Colombia
España
México
Venezuela
Otros países latinoamericanos
Mundo

Estás en nuestro ARCHIVO.
Consulta información
actualizada aquí